Navidad / Otros dulces

¡Hola a todos!

¿Habéis puesto ya el árbol de Navidad? ¿Y el belén?

¿Estáis ya como locos cantando villancicos y terminándoos las botellas de anís para tener instrumento que tocar en Nochebuena?

Si no habéis empezado todavía, tranquilos que tenemos tiempo. Y entre una cosa y otra seguro que tenéis media horilla para meteros en la cocina a preparar algo rico rico, como por ejemplo estas trufas.

29_trufas_08

Como podéis ver, es una receta de las que a mí me gustan: aptas para todo el mundo (que luego se junta mucha gente en casa y vete tú a saber las intolerancias de cada uno).

  • No tienen lácteos porque la mantequilla la sustituimos por aceite de coco. Si habéis visto alguna receta más de por aquí os habréis dado cuenta de que me encanta este ingrediente, es perfecto para todas esas recetas en las que necesitamos una “grasa” que coja consistencia al enfriarse y que pueda mantener la forma
  • No tienen gluten porque no contienen ningún tipo de cereal ni de harina
  • No llevan huevo
  • No llevan azúcar añadido, solamente el que ya incluya el chocolate. Si no podéis tomar azúcar podéis optar por un chocolate sin azúcar pero edulcorado. Si podéis tomar azúcar pero con moderación, os recomiendo que utilicéis un chocolate negro con poca cantidad de azúcar, como por ejemplo este .
  • Son aptas también para veganos

29_trufas_04

El sabor de las trufas es perfecto. Maravilloso. Chocolatoso (si es que esa palabra existe). Es la combinación perfecta de amargo (por la cubierta de cacao) y dulce (por el chocolate del interior), además el aceite de coco le aporta un ligero sabor a coco muy rico.

Pero lo que más me ha gustado es su textura ligera y suave, se deshacen en la boca, es como si se fundiesen al comerlas.

29_trufas_06

¡Algunos consejos para conseguir unas trufas perfectas!

  1. Utiliza ingredientes de calidad. Un chocolate negro de más de 70% de cacao y un buen aceite de coco pueden convertir unas trufas de “bah” en unas de “¡guau!”.
  2. A la hora de trabajar las bolitas, hazlo rápido y en un entorno no demasiado cálido para evitar que se derritan.
  3. Para formar las bolitas lo mejor es hacerlo con una cuchara pequeña de las de sacar bolas de helado, como aquí. Si no tienes una de estas en casa, utiliza 2 cucharillas e imita la técnica del enlace anterior. No te preocupes si las bolitas no quedan perfectas, luego podrás rectificar la forma.
  4. Cuando vayas a perfeccionar las bolitas, cúbrete las manos con cacao en polvo (igual que cuando te las enharinas para amasar), así evitarás que se peguen y que se derritan, además será mucho más fácil darles la forma deseada.

29_trufas_05

¿Vamos a por la receta?

Trufas de chocolate sin lácteos, sin azúcar y veganas
Print Recipe
Las más sencillas y deliciosas.
Raciones
16 trufas
Raciones
16 trufas
Trufas de chocolate sin lácteos, sin azúcar y veganas
Print Recipe
Las más sencillas y deliciosas.
Raciones
16 trufas
Raciones
16 trufas
Ingredientes
Para las trufas
Raciones: trufas
Instrucciones
  1. Derrite el chocolate y el aceite de coco al baño maría. Añade entonces el agua y remueve bien hasta integrarlo todo.
  2. Añade la vainilla y la sal. Remueve.
  3. Vierte la mezcla en un recipiente no demasiado grande, tápalo con papel film e introdúcelo en la nevera durante, al menos, 2 horas.
  4. Cuando la mezcla esté totalmente sólida, ve sacando bolitas con ayuda de una cuchara pequeña para helados o de 2 cucharillas. No te preocupes si no quedan trufas perfectas, más adelante podrás rectificarlas. ¡Trabaja rápido para que el chocolate no se reblandezca!
  5. "Enharínate" las manos con el cacao y ve cogiendo cada una de las bolitas para perfeccionar la forma. Una vez que tengan la forma deseada, pásalas por el cacao para que queden bien cubiertas.
  6. Guárdalas en un recipiente bien cerrado y en la nevera. ¡Ya está!
Notas de la receta

Puedes guardar las trufas en un recipiente hermético dentro de la nevera hasta 2 semanas.

Cuando las vayas a comer, sácalas unos 10 minutos antes para que pierdan el frío de la nevera y se vuelvan más suaves (ten en cuenta que el aceite de coco se vuelve totalmente sólido con el frío, por lo que es necesario que se quede a temperatura ambiente para que tengan una textura más agradable).

Funciona gracias aWP Ultimate Recipe

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: