Masas levadas

¡Bienvenido otoño! Después de un verano laaargo y caluroso ya tenemos aquí por fin la temporada de la canela.

Aunque en España probablemente siga haciendo calorcito unas semanas más, a mi este año el otoño me ha llegado casi sin avisar. Ahora mismo estoy en Suiza así que el frío y la lluvia se han convertido en el pan nuestro de cada día.

¿Y qué mejor remedio contra el mal tiempo que encender el horno para preparar cosas ricas? Además, quiero hacerme amiga de mis nuevos compañeros de piso 🙂

Por eso, tengo ya planeadas unas cuantas recetas muy otoñales: con mucha canela, mucha calabaza y especias por todas partes. ¡Que el otoño es muy bonito!

Hoy empezamos con algo muy típico de Alemania: los Pretzels. Si no sabéis lo que son, se trata de unos bollitos que suelen ser salados y tienen forma de lazo. Su elaboración es muy particular ya que antes de hornearlos hay que sumergirlos en agua hirviendo con bicarbonato sódico durante unos segundos, lo que les aportará su textura tan característica.

Sin embargo estos Pretzels no son como todos, no. Son dulces, con canela y un glaseado de calabaza ¡¿Hay algo más otoñal?!

22_pretzels_02

Para hacerlos me he inspirado de la receta de Sally’s Baking Addiction. Ahí podréis ver la original en inglés.

22_pretzels_03

Están deliciosos, en serio.

  • La textura es exactamente igual a la de los Pretzels auténticos: algo crujiente y dorada en la superficie pero sorprendentemente tierna en el interior.
  • El sabor del bollito es ligeramente dulce pero acentuado por la costra de canela y azúcar que también se tuesta con el calor del horno y queda acaramelada.
  • El glaseado es sencillamente perfecto. No tiene un sabor fuerte a calabaza (podéis estar tranquilos si no es vuestro sabor favorito) pero sí que deja un saborcito final como a calabaza dulce. No sabría explicaros cómo, tenéis que probarlo.22_pretzels_howto

En cuanto a la elaboración del dulce, aunque no es demasiado complicada, es cierto que requiere algo de tiempo y paciencia. Se trata de una masa levada así que hay que dejarla crecer fuera del horno durante un buen rato para que la levadura de panadero haga efecto. Luego hay que darle forma a los Pretzels.

 

22_pretzels_05

Dejarlos levar de nuevo.

22_pretzels_08

Cocerlos en agua con bicarbonato durante unos segundos (no os preocupéis, si no os pasáis con el tiempo no se notará el sabor del bicarbonato. Pero no os saltéis este paso ya que es indispensable para conseguir la textura deseada).

22_pretzels_07

Introducirlos al horno y espolvorear la costra de canela y, finalmente, decorarlos con el glaseado.

22_pretzels_01

¡Ah! Y si os sobra glaseado, la semana que viene os enseño una receta nueva para aprovecharlo, ¡No os la perdáis!

 

¿Vamos con la receta? Os prometo que no os dejará indiferentes 🙂

Pretzels de canela con glaseado de calabaza
Print Recipe
El típico bollito salado alemán convertido en la representación del otoño: canela, especias, azúcar moreno y calabaza.
Raciones
8 pretzels
Raciones
8 pretzels
Pretzels de canela con glaseado de calabaza
Print Recipe
El típico bollito salado alemán convertido en la representación del otoño: canela, especias, azúcar moreno y calabaza.
Raciones
8 pretzels
Raciones
8 pretzels
Ingredientes
Para los pretzels
Para la costra
Para el glaseado
Para el baño
Raciones: pretzels
Instrucciones
  1. Precalienta el horno a 220ºC y prepara 2 bandejas con papel de horno.
Glaseado
  1. Introduce el azúcar moreno, la mantequilla sin lactosa y la leche sin lactosa en un cazo pequeño. A fuego medio, remueve hasta que comience a hervir.
  2. Cuando la mezcla rompa a hervir, déjala 1 minuto más al fuego pero sin removerla. Una vez pasado este tiempo, retírala del calor y añade la calabaza cocida (y muy bien triturada) y el azúcar glasé. Remueve bien hasta formar una crema.
  3. Deja reposar el glaseado para que espese mientras preparas el resto de la receta.
Pretzels
  1. Mezcla la levadura con el agua y la leche templadas y remueve hasta que esté casi disuelta. Añade entonces la sal y el azúcar moreno y sigue removiendo hasta integrarlo todo.
  2. Ve añadiendo la harina poco a poco, sin dejar de remover con una cuchara de madera, hasta que la masa deje de estar pegajosa.
  3. Enharina la encimera, enharínate también las manos ¡y a amasar!. Vierte la mezcla sobre la encimera bien enharinada y amásala durante unos 2 minutos aproximadamente. Déjala reposar 10 y vuelve a amasarla unos cuantos minutos más.
  4. Forma entonces una bola con la masa e introdúcela en un bol engrasado. Cúbrela con papel film (para que mantenga la humedad y pueda crecer bien) y déjala reposar en un lugar cálido hasta que doble su tamaño. Aproximadamente 1 hora y media.
  5. Una vez crecida, vuelve a amasarla ligeramente sobre la encimera enharinada para que pierda el aire y divídela en 8 porciones iguales.
  6. Estira cada porción y da forma a los pretzels como hemos visto en el vídeo anterior.
  7. Cúbrelos de nuevo con papel film y vuelve a dejarlos reposar durante unos 30 minutos.
  8. Prepara mientras tanto el baño: pon a hervir el agua con el bicarbonato y, una vez transcurridos los 30 minutos de levado de los pretzels, ve introduciendo uno a uno en el agua hirviendo. Debes cocerlos unos 20 segundos por cada lado, no más. Sácalos con cuidado y ve devolviéndolos a la bandeja.
  9. Una vez cocidos, hornéalos durante 10 minutos.
  10. Mientras se hornean, prepara la costra dulce. Para ello, derrite la mantequilla y resérvala. Mezcla aparte la canela con el azúcar, el clavo y la nuez moscada.
  11. Saca los pretzels del horno, píntalos con la mantequilla derretida y espolvorea la mezcla de especias sobre ellos. ¡Cuanta más, mejor! Hornea entonces durante 5 minutos más.
  12. Cuando los saques del horno, espolvorea si quieres un poquito más de mezcla y déjalos que se enfríen por completo.
  13. Cuando estén totalmente fríos podrás decorarlos con el glaseado de calabaza. Yo lo introduje en una manga pastelera y fui haciendo rayas sobre los pretzels.
  14. ¡A comer!
Notas de la receta

Pueden conservarse hasta 3 días bien guardados en un recipiente hermético y en el frigorífico. Cuando los vayas a comer solo tendrás que introducirlos unos segundos en el microondas para que pierdan un poco el frío et voilà!

Funciona gracias aWP Ultimate Recipe

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: