Navidad

¡Ya estamos casi en Navidad! Uno de mis dulces favoritos de esta época son, sin duda, los polvorones. Estos que traigo hoy están increíblemente buenos, no tienen gluten ni lácteos y además ¡son veganos!. Tienen la textura clásica del polvorón que se desmenuza al morderlo y un toque de almendra tostada súper rico. Y lo mejor de todo es que para hacerlos más aptos aún no utilizan manteca de cerdo sino aceite de oliva.

  •  

En mi familia siempre se han preparado sin manteca y a mí, la verdad, me encantan. Creo que el sabor es exactamente igual pero además son aptos para muchas más personas.

Os cuento algunos de los trucos para conseguir que salgan perfectos:

  • Hay que rallar el limón con mucho cuidado de no llegar a la parte blanca, que es amarga.
  • Lo primero que se debe hacer es tostar la harina en el horno. El objetivo de esto es quitarle toda la humedad para conseguir la textura terrosa tan característica de los polvorones.
  • Si no tenéis mortero para picar las almendras podéis introducirlas en una bolsa de plástico con cierre y darle golpes con un rodillo.
  • A la hora de hacer la masa debemos añadir el aceite poco a poco hasta que consigamos una pasta consistente y algo seca, debe quedar como una especie de plastilina que podamos moldear y conserve la forma.
  • Para estirar la masa lo más práctico es hacerlo entre dos papeles de horno, así no ensuciaremos nada y nos aseguraremos de que no queda pegada en el rodillo.
  • ¡Mucho cuidado con el horno! Solo hay que cocinar los polvorones por la parte de abajo para conseguir que quede más durita pero la textura siga siendo terrosa por arriba.

¡Aquí puedes ver el vídeo con el paso a paso!

Polvorones tradicionales sin gluten, sin lactosa y veganos
Print Recipe
Raciones
15 mantecados
Raciones
15 mantecados
Polvorones tradicionales sin gluten, sin lactosa y veganos
Print Recipe
Raciones
15 mantecados
Raciones
15 mantecados
Ingredientes
Raciones: mantecados
Instrucciones
  1. Seca la harina. Para ello, extiéndela en la bandeja del horno y hornéala a 150ºC durante 30 minutos. Abre el horno de vez en cuando para removerla y que se seque de forma homogénea. Sabrás que está lista cuando empiece a tomar algo de color y notes que esos grumitos que se hacen cuando abres el paquete han desaparecido.
  2. Mientras se seca la harina, tuesta la almendra. Para ello solo tienes que ponerla en una sartén al fuego y remover sin parar hasta que adquiera un tono más oscuro.
  3. Ahora pica la almendra. A mí me gusta que queden trocitos grandes así que lo que hago es machacarla un poco con un mortero. Si no tienes mortero también puedes introducir las almendras en una bolsa con cierre y aplastarla dando golpes con un rodillo.
  4. En un bol grande, mezcla todos los ingredientes (harina tostada, almendras, azúcar glas, aceite, canela y ralladura de limón) y remueve bien hasta obtener una masa compacta y algo seca, debe tener una consistencia parecida a la plastilina para poder hacer una bola. Ve añadiendo cucharadas de aceite si no consigues hacer una bola con la masa (yo a veces no tengo que añadir ninguna y a veces hay que añadir hasta 4)
  5. Precalienta el horno a 180ºC con calor solo abajo.
  6. Pon la masa entre dos trozos de papel de horno y estírala con el rodillo hasta que tenga, por lo menos, 1,5 cm de grosor (o más, según cómo te gusten de gorditos).
  7. Corta los mantecados con un cortador redondo.
  8. Coloca los mantecados sobre un papel vegetal en la bandeja del horno, espolvorea sésamo sobre ellos y hornéalos durante unos 8-9 minutos SOLO POR ABAJO. El objetivo es que la parte de abajo se tueste un pelín y el resto del mantecado se compacte y se seque más.
  9. Déjalos enfriar primero 5 minutos sobre la misma bandeja de horno y luego sobre una rejilla para que se enfríen por completo.
  10. ¡Feliz Navidad!
Funciona gracias aWP Ultimate Recipe

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *