Galletas

¡Hola! ¡Hola! ¡Hola!

¿Cómo ha ido la Semana Santa? ¿Muchas procesiones?

Yo este año me las he perdido todas porque… ¡He estado en China!

Sí, lo que oís, mi compañera de piso y yo nos hemos ido como dos valientes a Pekín, a comer muchos 饺子,a decir mucho 你好 y a hacer turismo del fuerte.

Turismo del de andar 20 kilómetros en un día, de ese.

Y volvemos encantadas con la ciudad, con los chinos, con la contaminación NO, con el idioma (yo estudio traducción de chino así que he aprovechado para practicar mucho), con el regateo y CON LAS OREO DE MENTA.

Allí se llaman “Oreo de helado de té verde” pero es mentira, en realidad saben a menta. Allí hay mil cosas raras, distintas, desde patatas fritas de pepino a galletas príncipe con sabor a tomate. Y yo me enamoré de las Oreo.

Fue toda una aventura aprender a decir en chino “lactosa”, “leche”, “leche en polvo”, “miel”, “grasa de leche”, “fructosa”… para preguntar a las señoras de las tiendas por cada cosa que quería comprar, ¡Pero al final lo conseguí!.

Y hoy os traigo una “copia” de estas galletas. Supongo que no serán exactamente iguales, pero entre que yo ya he idealizado el sabor y que no lo recuerdo del todo bien, ¡Estoy encantada con mi mediocopia!

09_01La receta de la base es de Alma Obregón y la crema ha sido un experimento. ¡Espero que os guste!

09_02

 

Oreo de menta
Print Recipe
Raciones
20 galletas
Raciones
20 galletas
Oreo de menta
Print Recipe
Raciones
20 galletas
Raciones
20 galletas
Ingredientes
Para la crema
Raciones: galletas
Instrucciones
Galletas
  1. En un bol, tamiza la harina, el cacao y el bicarbonato sódico. Reserva.
  2. Deja la mantequilla a temperatura ambiente durante 1 hora para que se ablande.
  3. En un bol, tamiza la harina junto con el cacao y el bicarbonato. Mezcla bien y reserva.
  4. Con ayuda de unas varillas eléctricas, bate la mantequilla con el azúcar hasta que la mezcla sea muy cremosa y se aclare. Añade entonces la vainilla y sigue batiendo un par de minutos más.
  5. Baja la velocidad y ve añadiendo poco a poco la mezcla de harina, cacao y bicarbonato. Bate a velocidad mínima hasta que esté completamente incorporada. Si ves que la masa es muy seca y no se vuelve homogénea, puedes añadir un poco más de mantequilla.
  6. Prueba un poquito de masa, si está poco dulce puedes añadir unas gotas de edulcorante líquido.
  7. Coloca la masa entre dos papeles de horno. Estira con el rodillo hasta que tenga unos 2 o 3 mm de grosor y llévala al frigorífico. Déjala enfriar durante 1 hora como mínimo.
  8. Pasado ese tiempo, precalienta el horno a 180ºC con calor arriba y abajo. Prepara las bandejas de horno que vayas a necesitar y cúbrelas con papel de horno.
  9. Corta las galletas con un cortador pequeñito y colócalas en la bandeja del horno dejando espacio entre ellas. Hornea durante unos 10 minutos o hasta que la superficie comience a agrietarse. No pasa nada si se hinchan un poco, al sacarlas del horno se aplanarán.
  10. Déjalas enfriar en la bandeja del horno unos minutos y luego sobre una rejilla para que terminen de enfriarse por completo y se endurezcan.
Crema
  1. Mientras las galletas se están enfriando, tamiza el azúcar glasé y bátelo a máxima velocidad con la mantequilla durante, al menos, 5 minutos (o hasta que se vuelva casi blanco).
  2. Añade el extracto de vainilla y bate otro minuto más.
  3. Añade unas gotas de menta y continúa batiendo. Prueba la crema y añade unas cuantas gotas más si lo consideras necesario.
Montaje
  1. Llena la manga pastelera con la crema que acabas de hacer (si las galletas no están frías todavía o la crema está muy blanda, puedes refrigerarla unos minutos).
  2. Pon un poco de crema encima de la parte plana de una galleta y cúbrela con otra. Ve repitiendo el procedimiento hasta que tengamos todas nuestras oreo montadas.
  3. Estas galletas se conservan en la nevera, dentro de un bote hermético. Verás que están mucho más buenas fresquitas que recién hechas.
Notas de la receta

Estira la masa de galletas entre dos papeles de horno para que no se pegue al rodillo y sea mucho más fácil.

Refrigera las galletas durante una hora para que conserven su forma en el horno y no se expandan demasiado, además así también se asientan los sabores.

 

Receta de Alma Obregón adaptada por Lucía

Funciona gracias aWP Ultimate Recipe

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: