Básicos

Oh la nata.

Esa crema maravillosa que lo mismo sirve para rellenar un bollito que para acompañar las fresas que para preparar un helado o disimular algún estropicio en un postre.

¿Pero qué pasa si no podemos tomar lactosa? Es verdad que existe la nata sin lactosa (yo la he estado utilizando durante mucho tiempo y tanto el sabor como el resultado final es muy bueno) PERO… ¿Qué pasa si no podemos tomar lácteos o estamos preparando un postre vegano?

¡Nata de coco!

51_nata_descriptivo_2

Si señores, lo que oyen, la nata de coco es una realidad. Existe, se prepara exactamente igual que la nata tradicional y está increíblemente deliciosa (tiene un saborcito muy muy sutil a coco que me encanta).

51_nata_02

Esta nata se prepara a partir de la crema de coco (podéis encontrarla en Carrefour) que no es otra cosa que la parte grasa de la leche de coco.

La crema de coco se guarda en el frigorífico y luego se monta con unas varillas eléctricas (o a mano para los más valientes).

51_nata_03

Algunas ideas para utilizar esta nata (pincha en las imágenes para ver la receta):

32_santa_01

52_helado_03

Nata vegana. Sin gluten, sin lácteos, baja en fructosa
Print Recipe
Raciones
200 ml
Raciones
200 ml
Nata vegana. Sin gluten, sin lácteos, baja en fructosa
Print Recipe
Raciones
200 ml
Raciones
200 ml
Ingredientes
Raciones: ml
Instrucciones
  1. Es muy importante que la crema esté bien fría, de lo contrario no se montará.
  2. Vierte la crema en un recipiente y móntala con ayuda de unas varillas eléctricas (¡o manuales si te atreves!) como si fuese nata normal. Puedes añadir algo de azúcar de caña a la nata para darle un toque de dulzor, pero no es necesario.
  3. Cuando la nata comience a endurecerse y se formen surcos firmes estará lista.
  4. ¡Guárdala en la nevera hasta que la vayas a utilizar!
Funciona gracias aWP Ultimate Recipe

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: