Galletas

¡Hola hola!

¿Os gusta la avena? Yo antes solía tomarla muy a menudo, pero cuando dejé de tomar gluten la retiré también de mi dieta. Si estáis al tanto en temas glutenísticos seguro que conocéis la controversia que existe sobre si la avena es apta o no en una dieta sin gluten (si queréis saber más, aquí , aquí y aquí os dejo unos artículos sobre el tema).

El resumen es que aunque el porcentaje de gluten en la avena no sea tan elevado como en el trigo o la cebada, sí que puede provocar reacciones en algunas personas. Hay quienes defienden que la avena pura que no ha entrado en contacto con otros cereales sí se puede consumir, sin embargo las asociaciones españolas siguen desaconsejándolo.

Así que cuando el otro día encontré en el supermercado un paquete de avena etiquetado como “sin gluten” me puse la mar de feliz y me lo llevé sin pensarlo dos veces, y por eso hoy en el blog tenemos estas galletas de avena tan ricas 😋

38_avena_descr

La receta está inspirada en las famosas galletas de Karlie Kloss (sí, la modelo de Victoria’s secret que horneaba galletas en su tiempo libre), si queréis ver algunas de sus recetas pasad por su canal de YouTube porque además de hacer cosas muy ricas, es un encanto.

Yo he hecho unos cuantos cambios, como sustituir la harina de almendras por harina sin gluten (mix B de Schär), cambiar el sirope de agave por dextrosa (o azúcar moreno si la toleras bien) y modificar algunas proporciones para que quedasen más crujientes y tostadas 😊

38_avena_10

Son deliciosas, la almendra tostada les aporta un sabor muy rico a frutos secos que combinado con el chocolate y la avena (que también queda tostada) es espectacular.

Además el procedimiento es muy sencillo, solamente hay que combinar los ingredientes secos, añadir el aceite y remover hasta que quede una masa parecida a las migas pero que se compacta al apretarla.

38_avena_01

Luego hay que darle forma a las galletas. Para eso yo he utilizado un molde redondo, he metido dentro un poco de masa y la he apretado con los dedos para compactarla y que no se desmorone en el horno, pero también podéis extender la masa con un rodillo y cortarlas con un cortador o incluso hacer montoncitos de masa y aplanarlos (el grosor de las mías era de un poquito menos de 1 cm y para mi gusto era ideal).

38_avena_02

Algunas indicaciones sobre los ingredientes:

  • Estas galletas son sin gluten, la harina que he utilizado es el Mix-B de Schär (después de probar distintos mixes, es el que mejores resultados me ha dado en la preparación de galletas).
  • Para dar más consistencia a la masa y que las galletas no se desmoronen una vez horneadas podéis añadir ¼ de cucharadita de goma xantana. Se trata de unos polvitos que se utilizan en las recetas sin gluten para que estas no se desmigajen ni se rompan con tanta facilidad.
  • Si tenéis problemas con la fructosa y no toleráis bien el azúcar (no tiene por qué ser así, hay mucha gente que aún siendo intolerante a la fructosa tolera el azúcar) podéis sustituirlo por DextrosaYo probé estas galletas tanto con dextrosa como con azúcar moreno y de los dos modos estaban riquísimas.

Y dicho todo esto, ¿vamos con la receta?

Galletas de avena crujientes. Sin gluten, sin lácteos, bajas en fructosa y veganas
Print Recipe
Deliciosas galletas de avena, ¡muy tostadas y crujientes!
Raciones
12 galletas
Raciones
12 galletas
Galletas de avena crujientes. Sin gluten, sin lácteos, bajas en fructosa y veganas
Print Recipe
Deliciosas galletas de avena, ¡muy tostadas y crujientes!
Raciones
12 galletas
Raciones
12 galletas
Ingredientes
Raciones: galletas
Instrucciones
  1. Precalienta el horno a 160ºC con calor arriba y abajo y saca la bandeja.
  2. Tuesta las almendras laminadas ligeramente (en una sartén o en el horno) removiendo para que no se quemen.
  3. En un bol grande, mezcla los ingredientes secos (harina, avena, levadura, sal, goma xantana, almendras laminadas y dextrosa).
  4. Añade el aceite y remueve con una cuchara de madera hasta obtener una masa deshecha con aspecto de migas. Entonces puedes seguir mezclando con las manos para comprobar la textura (estará lista cuando al apretarla en el puño quede compacta). Si está demasiado seca puedes añadir un poquito más de aceite.
  5. Ve colocando montoncitos de masa sobre un papel vegetal encima de la bandeja del horno. Yo utilicé un molde redondo para darles forma (introducía 4 cucharaditas de masa en su interior y la apretaba con los dedos). El grosor ideal es de un poco menos de un cm.
  6. Si no tienes molde, puedes hacer montoncitos de masa y aplanarlos con un vaso hasta conseguir el grosor adecuado.
  7. Hornea las galletas durante unos 10 minutos (hasta que estén doradas), sácalas del horno y déjalas enfriar sobre la misma bandeja un par de minutos más. Aunque estén muy blanditas y parezca que no están hechas, al enfriarse quedarán perfectas.
  8. Déjalas enfriar por completo sobre una rejilla ¡y a comer!
Notas de la receta

Al sacar las galletas del horno, estas seguirán cociéndose con el calor que queda en su interior y luego se enfriarán quedando perfectamente hechas y endurecidas.

¡Si las guardas en un recipiente bien cerrado durarán un montón de días sin reblandecerse!

Funciona gracias aWP Ultimate Recipe

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: