Galletas

¡Hola a todos!

Hoy traigo una receta de galletas de emergencia. ¿No os ha pasado nunca que estáis en una cafetería (quien dice cafetería dice tienda, bar, biblioteca, coche, tren, avión, submarino…) y de repente necesitáis tomar algo azucarado? Pero claro, o tenemos la suerte de que en ese sitio dispongan de algún snack apto… o nos quedamos con las ganas.

Es por eso que yo siempre suelo llevar encima una bolsita con unas cuantas galletas para quitarme el antojo en caso de necesidad. Pero no pueden ser cualquier tipo de galletas, para que puedan aguantar el ajetreo de ir en la bolsa tienen que cumplir unos cuantos requisitos: que puedan conservarse bien fuera de la nevera, que sean algo resistentes a los golpes, mejor si no llevan trocitos de chocolate (para que no se derritan y lo pringuen todo), no demasiado grandes para que ocupen poco espacio… También es verdad que podría no hacer caso de tanto requisito y llevar cualquier cosa, pero creo que necesitaba encontrar una excusa para ponerme a investigar recetas.

26_almendra_05

Y como a mí me gusta la almendra tostada y la canela más todavía… ¡pues aquí están las galletas de almendra y canela!

En este caso son sin gluten, sin lactosa, y en lugar de azúcar blanco he utilizado azúcar moreno pero vosotros podéis hacerlas también con harina de trigo y estarán igual de ricas

26_almendra_06

Se hacen bastante rápido, solamente hay que tostar las almendras para que tengan un sabor más intenso (y luego picarlas un poco)

26_almendra_02

Mezclar los ingredientes secos. Añadir aceite y huevo (¡no llevan mantequilla!) y remover, remover, remover hasta conseguir una masa algo compacta como esta.

26_almendra_03

La dejamos reposar en la nevera para que los sabores se asienten y se haga algo más consistente y luego formamos bolitas y las vamos colocando sobre la bandeja del horno.

25_almendra_01

Las aplanamos mediante la técnica de la rejilla (podéis verla aquí) ¡y a hornear durante 8-10 minutos!

25_almendra_02

Están muy, muy, muy ricas. El sabor de las almendras tostadas junto al limón y la canela es delicioso. A mí me recuerda ligeramente al sabor de los mantecados (será que tengo ya el espíritu navideño en el cuerpo).

Dependiendo del tamaño de las galletas saldrán más o menos, yo normalmente hago unas 15.

26_almendra_09

Y dicho todo esto, ¿vamos con la receta?

Galletas de almendra y canela sin lactosa ni gluten
Print Recipe
Unas galletas deliciosas y perfectas para llevarlas siempre encima
Raciones
15 galletas
Raciones
15 galletas
Galletas de almendra y canela sin lactosa ni gluten
Print Recipe
Unas galletas deliciosas y perfectas para llevarlas siempre encima
Raciones
15 galletas
Raciones
15 galletas
Ingredientes
Raciones: galletas
Instrucciones
  1. Tuesta las almendras. Puedes hacerlo en el horno (removiendo de vez en cuando para que no se quemen) o en una sartén sin aceite a fuego medio y removiendo para que se tuesten uniformemente.
  2. Pica las almendras, a mí me gusta más hacerlo con un mortero para que los trocitos sean grandes y luego me los encuentre al morder la galleta.
  3. En un bol, mezcla las harinas con la almendra picada, el azúcar moreno, la canela, la ralladura de limón y la levadura. Remueve bien para integrar todos los ingredientes.
  4. Añade el aceite y el huevo batido y sigue removiendo hasta que quede una mezcla homogénea y con cuerpo.
  5. Envuelve la mezcla en papel film y déjala reposar en la nevera durante 1 hora para que los sabores se intensifiquen y se endurezca un poco. Así las galletas mantendrán su forma al hornearlas.
  6. Precalienta el horno a 190ºC
  7. Pasado ese tiempo, ve cogiendo bolitas de masa y colocándolas sobre un papel de horno en la bandeja de hornear. Si tenéis cucharas de medir, para mí el tamaño perfecto es el de ½ cucharada.
  8. Aplasta cada bolita con la técnica de la rejilla (presionar con el tenedor en un sentido y luego en el otro para que quede una especie de cuadrícula) e introduce las galletas en el horno ya caliente durante unos 10 o 15 minutos, hasta que los bordes estén doraditos.
  9. Una vez horneadas, déjalas enfriar fuera del horno, primero sobre la misma bandeja y luego sobre una rejilla. ¡Y listo!
Funciona gracias aWP Ultimate Recipe

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: