Otros dulces

Estas bolitas son el snack perfecto para picar entre horas o para cuando necesitamos un chute de energía antes o después de hacer deporte.

No tienen lactosa, ni gluten, ni huevo (son veganas), ni azúcares añadidos. Son facilísimas de hacer y cuando probéis una veréis que también están deliciosas.

Todo el dulzor de las bolitas es gracias a los dátiles y, en parte, también a las avellanas; estos dos ingredientes junto a la avena y la quinoa hinchada forman la combinación perfecta: dulce, con un puntito crujiente y tostado.

Esta receta me gusta especialmente porque, además de ser súper versátil, no es necesario añadir ningún endulzante ni grasa extra; no necesitaremos aceite de coco (ni de ningún otro tipo) ni miel, ni ningún sirope.

Si las probáis ya veréis que ricas están ¡a mí me encantan!

Bolitas energéticas. Sin gluten, sin lactosa, sin huevo, veganas.
Print Recipe
Estas bolitas son el snack perfecto para picar entre horas o para cuando necesitamos un chute de energía antes o después de hacer deporte.
Raciones
20 bolitas
Raciones
20 bolitas
Bolitas energéticas. Sin gluten, sin lactosa, sin huevo, veganas.
Print Recipe
Estas bolitas son el snack perfecto para picar entre horas o para cuando necesitamos un chute de energía antes o después de hacer deporte.
Raciones
20 bolitas
Raciones
20 bolitas
Ingredientes
Raciones: bolitas
Instrucciones
  1. 1. En un procesador de alimentos o un robot estilo Thermomix tritura las avellanas durante unos segundos, hasta que tengan una textura como de arena (bastante picadas pero sin llegar a ser una crema)
  2. Añade los dátiles y la sal y sigue triturando un poco más
  3. Pasa la mezcla a un bol y añade la avena sin gluten y la quinoa hinchada y remuévelo todo bien con las manos hasta que esté mezclado.
  4. Ahora es el momento de hacer las bolitas, del tamaño (más o menos) de una nuez. La mezcla no es muy pegajosa así que son un poco delicadas y hay que apretar las bolas un poquito para que se compacten ¡pero es muy sencillo!
  5. Coloca las bolas sobre una bandeja o un plato cubierto con papel vegetal y llévalas a la nevera durante, como mínimo, una hora. Una vez que estén bien frías y compactas ya puedes guardarlas en una bolsita o un tupper para ir picando cuando quieras.
Funciona gracias aWP Ultimate Recipe

Comentarios

  1. Hola, soy celiaca diagnosticada hace poco, y me gustaria preparar estas bolitas para llevarlas siempre encima, ya que no siempre puedes comprar algo en la calle cuando te da hambre :(. Mi pregunta es, cuanto tiempo durarian en ponerse malas? y si se pueden congelar. Gracias y un saludo

    • ¡Hola Marta! Yo nunca las congelo porque la verdad es que en la nevera duran muchísimo tiempo (no te sabría decir exactamente cuánto, pero un mes pueden durar perfectamente). Así que prefiero preparar de vez en cuando y tenerlas siempre en la nevera para ir cogiendo de ahí 🙂

Responder a Marta Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *