Bizcochos y tartas

¡Hola! Hoy voy a compartir con vosotros uno de mis bizcochos favoritos. Cada vez que lo preparo no puedo parar de pensar en coger un trocito… y luego otro, y otro un poco más grande para que me dure más rato, y ahora solo un poco de glaseado, y luego otro trozo del final porque estaba un poco feo (¿y quién quiere un bizcocho con el final feo?).

descriptivo

Me ENCANTA el sabor a limón en los dulces (¡mucho más que el chocolate!), el toque cítrico que queda es fantástico… se me hace la boca agua solo de pensarlo. Además, en este bizcocho las semillas de amapola le dan un punto un poquito crujiente muy interesante, y aunque no aportan ningún sabor es muy agradable encontrarlas en cada bocado.

Yo he probado este bizcocho con y sin semillas y puedo decir que con ellas gana muchísimo.

39_loaf_03

Podéis glasearlo o no, pero queda mucho más jugoso con el glaseado. Además, el sabor del limón se acentúa y se crea otra capa con una textura diferente que lo hace todavía más rico.

Creo que podéis ver cómo de grande es mi obsesión con este bizcocho, ¿no?

39_loaf_02

No hay mucho más que decir, el procedimiento para prepararlo es muy sencillo (mezclar ingredientes y hornear hasta que al pinchar el centro con un palillo, este salga limpio), y con respecto a los ingredientes:

  • Este bizcocho es sin gluten, la harina que he utilizado es el Mix-B de Schär (¡mi preferido hasta el momento!)
  • Si tenéis problemas con la fructosa y no toleráis bien el azúcar blanco (no tiene por qué ser así, hay mucha gente que aún siendo intolerante a la fructosa tolera el azúcar) podéis sustituir una parte del azúcar que pide la receta por Dextrosa. La Dextrosa no es otra cosa que glucosa en polvo, de modo que al utilizarla junto al azúcar se produce un excedente de glucosa que, teóricamente (ya sabéis que cada cuerpo es un mundo), ayuda a que nuestro cuerpo absorba la fructosa que contiene el azúcar en su composición.

En este caso, yo utilicé 100 gramos de Dextrosa y 70 de azúcar blanco, ¡pero seguro que queda igual de bien haciéndolo solo con Dextrosa o variando un poco las proporciones! Si hacéis algún experimento contadme qué tal sale 😉

39_loaf_01

¿Vamos con la receta?

Bizcocho de limón con semillas de amapola. Sin lactosa, sin gluten, bajo en fructosa
Print Recipe
Un delicioso bizcocho de limón con semillas crujientes de amapola.
Raciones Tiempo de preparación
1 bizcocho 20 minutos
Tiempo de cocción
50 minutos
Raciones Tiempo de preparación
1 bizcocho 20 minutos
Tiempo de cocción
50 minutos
Bizcocho de limón con semillas de amapola. Sin lactosa, sin gluten, bajo en fructosa
Print Recipe
Un delicioso bizcocho de limón con semillas crujientes de amapola.
Raciones Tiempo de preparación
1 bizcocho 20 minutos
Tiempo de cocción
50 minutos
Raciones Tiempo de preparación
1 bizcocho 20 minutos
Tiempo de cocción
50 minutos
Ingredientes
Raciones: bizcocho
Instrucciones
  1. Precalienta el horno a 180ºC con calor arriba y abajo.
  2. En un bol, mezcla la harina, la levadura y la sal. Reserva.
  3. En otro bol, mezcla el yogur con la leche, remueve bien y añade el aceite, la ralladura y el zumo de limón. Cuando la mezcla sea homogénea, añade los dos huevos y el azúcar. Bate bien con unas varillas.
  4. Añade el contenido del segundo bol al primero y remueve hasta que esté todo integrado (no lo batas en exceso o quedará demasiado seco). Añade entonces las semillas de amapola y vuelve a remover.
  5. Pinta con aceite el interior del molde que vayas a utilizar y vierte la masa dentro.
  6. Introduce el molde en el horno durante unos 50 minutos o hasta que al pinchar el centro con un palillo, este salga seco y la superficie del bizcocho esté algo dorada.
  7. Cuando esté listo, sácalo del horno y déjalo enfriar en el mismo molde.
  8. Mientras se enfría, puedes preparar un glaseado mezclando azúcar glasé (o dextrosa) con un poquito de zumo de limón. Ve probando la mezcla hasta que consigas el sabor que más te guste, ¡no importa si el glaseado queda más o menos líquido!
  9. Desmolda el bizcocho una vez que esté completamente frío y píntalo con el glaseado. Espera a que este se endurezca ¡y a comer!
Notas de la receta

Si durante el horneado ves que la superficie del bizcocho se está quemando, puedes taparlo con un trozo de papel de aluminio y seguir horneando.

Funciona gracias aWP Ultimate Recipe

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: