Eco De·leite Granada

El otro día, dando un agradable paseo por Granada a 150 trillones de grados a la sombra, de repente todos tuvimos la necesidad de tomarnos un helado. Seguro que todos sabréis de lo que hablo cuando digo que tomarse un helado en la calle significa casi siempre tener que recurrir a la Santa Nutira o conformarse con un granizado fresquito (que oye, no está mal, pero al lado de un helado cremosito de chocolate…).

En fin, en esas estaba yo, rebuscando en el bolso a ver si llevaba provisiones de pastillas mágicas, cuando de repente me encontré con esto:

18_05Os podréis imaginar lo feliz que me puse.

Pero aquí no acaba la cosa, no. Además de tener más de 20 sabores diferentes de helados sin lactosa y sin gluten, están deliciosos. DELICIOSOS. Para morirse, para comerse por lo menos 10 tarrinas.

18_03

En serio, no os exagero ni una chispa, son helados totalmente naturales, sin conservantes, colorantes ni saborizantes. Y se nota muchísimo, los sabores son mucho más intensos que los de cualquier helado que yo haya probado hasta el momento y la textura es perfecta.

Yo probé el de frutos del bosque (una mezcla de arándanos, frambuesas y moras), el de frambuesa (que sabe totalmente a frambuesa, como si estuvieses mordiendo una de las de verdad), el de mojito (espectacular, con auténtica hierbabuena que le da un frescor y un sabor increíble) y mis favoritos: el de chocolate y el de menta con chocolate.
El de chocolate tiene un sabor muy intenso a chocolate negro: dulce y con un final amargo que recuerda a las tabletas de chocolate del bueno, os prometo que nunca había probado uno igual.
Y el de menta y chocolate es delicioso, la menta va machacada y de vez en cuando encuentras trocitos minúsculos que desprenden auténtico frescor al morderlos. Nada de sabor artificial mentolado, menta de la de verdad.

18_02

No tuve más remedio que llevarme 1 litro a casa. Fue por necesidad.

Esta heladería está en C/ Santa Escolástica, nº1 (en El Realejo, al ladito de Gran Vía y Reyes Católicos).

Así que ya sabéis, si estáis por la ciudad y a punto de derretiros de calor, un helado en Eco De·leite os va a alegrar el estómago, y la tarde, y la vida y todas las cosas alegrables.

¡Nos vemos en la cocina!

18_04


Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: